Viva Guatemala

Continúo el relato anterior con el tema de la riqueza guatemalteca. María Elena Ross nos contó a Carolina González y a mí, historias de los monasterios que son sumamente literarias. Compartiré solo la del Convento de las Capuchinas. La familia acompañaba a la futura monja y no la volvían a ver ni muerta. Podía recibir visitas, pero no podía verles, solo los escuchaba a través de una enorme pared, con una monja como testigo al lado.  Cuando morían, las depositaban en el atrio de la iglesia por cinco años, luego pasaban sus restos a un área distinta por otro lustro y finalmente, a la fosa común.

Las monjas capuchinas vivían de la caridad, y podían pasar algunos días sin comer. Tocaban la campana cuando esto sucedía, como un llamado a la conciencia de la población. Solo podía ser veintiún monjas y cuando alguna moría, entraba una nueva para completar el número señalado. Pobreza, penitencia y dieta eran las normas de la orden. El inmueble se llamó Convento e Iglesia de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza. Lo aprobó Felipe V en 1725 en la llegada de la orden de las clarisas capuchinas a Antigua. Una obra de arte digna de visitar.

Por otra parte, Chichicastenango es un sitio mágico. Ubicado a una hora de Antigua, es un lugar colorido y lleno de paz. Su mercado representa en sí una obra de arte. Afuera de las iglesias hay numerosas mujeres con hermosos atuendos vendiendo flores, inciensos, rosarios y artesanías. Los olores se mezclan con los de las comidas, las veladoras, las hierbas para todo tipo de males y de bienes, y las ramas de pino, usados con frecuencia en pisos de iglesias y de negocios, por su fuerte y agradable aroma.

Es difícil elegir dónde pararse a ver las artesanías, un puesto es mejor que el anterior, lo mismo las bolsas, sacos, huipiles, caminos de mesa, faldas, sombreros, mandiles, pies de cama, cojines, o colchas. La mayoría son tejidos totalmente a mano, con colores explosivos, pueden pasar hasta seis meses bordando un huipil. Es difícil hablar de la riqueza guatemalteca en dos mil 100 caracteres. Viva Guatemala y la bondad de su gente.

biznagaas@hotmail.com

 

Deja tu comentario