Artículos

Viernes o los limbos del Pacífico

Michel Tournier nació en París en 1924. Viernes o los limbos del Pacífico, es su primera novela con la cual se hizo acreedor al Grand Prix du Roman de la Academia Francesa. Además, gracias al contexto literario de esta obra logró un reconocimiento internacional. 

En Viernes o los limbos del Pacífico, su autor intenta entender la conducta humana fuera de un entorno de civilización tradicional. Él ha sido también ensayista, crítico literario y periodista. En esta novela el autor reconstruye la historia de Robinson Crusoe, de Daniel Defoe. Ésta última logró ser un icónico mito sobre el que se ha reflexionado infinidad de veces en la historia de la literatura.

Tournier enaltece a Viernes y muestra ese especial encuentro entre dos civilizaciones que se ven unidas sin remedio y que logran compaginar sus abismales diferencias culturales y sociales. A diferencia de la novela de Defoe, el Viernes que nos muestra Tournier deja de ser un esclavo. Se convierte en individuo con las mismas condiciones que Robinson, es un compañero, un hermano y un amigo. Viernes al mismo tiempo, descubre en esta nueva coyuntura a un Robinson diferente, con varias perspectivas de la vida salvaje. 

Viernes, ese araucano que Robinson salvó de ser sacrificado, es un ser salvaje, un bárbaro ante los ojos modernos. Es en realidad un ser con grandes atributos como el sentido común y su destreza con la flecha. Tiene la sabiduría de vivir al momento. Es alegre, disfruta del juego, la música, el baile y la risa. 

En la primera novela, deseaba de manera ferviente la idea de regresar a su país, de volver a ser el nombre que fue dentro de la civilización que tenía en su mente y que de cierta manera lo traspasó a la isla. El coprotagonista un día, sin más, ve llegar un barco que los puede transportar a la civilización, a su natal Londres. ¿Cuántas preguntas y emociones pasarían por su piel? No contaré lo que Robinson decide hacer, después de esperar veintiocho años ese momento. 

Deja tu comentario