Si te gustan los retos, te propongo uno. Lo he visto en varias ocasiones tanto en redes como de manera personal, en diferentes tiempos y cada vez lo he visto como ver pasar el río. Pero, ahora sí me llamó hacerlo y estoy en proceso. Se trata de un ayuno para limpiar, para generar elementos positivos en nuestro interior y buscar el lado positivo de nuestro entorno, de nuestra comunidad cercana llamada familia, amigos, compañeros de trabajo, y por supuesto, de nosotros mismos. 

            Es una iniciativa de la organización Complain Free World, fundada por el pastor Will Bowen. Confieso no conocer a fondo dicho organismo, ni coincidir con su ideología, pero he aprendido a tomar lo bueno de todo y de todos. Así que ahí va: la idea central del reto consiste en evitar criticar, juzgar, no contar chismes y no quejarnos, de nada ni de nadie, por supuesto el ejercicio implica que también a nosotros mismos. 

            El pastor propone usar una pulsera morada (que él comercializa), pero lo puedes hacer con cualquier listón o reloj. Cuando notes que hablas mal de alguien o cuentes algún chisme, deberás cambiar de brazo tu pulsera y empezar de nuevo, hasta que hayas cumplido los veintiún días seguidos sin incurrir en ninguno de los puntos señalados. 

            Si te animas, te aseguro que tendrás más tranquilidad, autoestima y salud, un mejor estado anímico y relaciones más sanas. Lo mismo que hacemos limpieza a conciencia de nuestra casa y organismo, nos vendría esta práctica. Será un termómetro para conocer que tan contaminados estamos en este sentido. Si nos inclinamos a ver defectos en otros e ignorar los propios, o pedimos que no se hable de alguien que no está presente. 

   Se propone tres semanas para generar un hábito y hacerlo de manera inconsciente. Somos seres energéticos y atraemos lo que pensamos y decimos. Si nos quejamos con frecuencia de nuestra mala salud o de nuestras deudas, seguiremos atrayéndolas. Tenemos miedo a enfermarnos y eso magnetizamos. Alguna vez leí que cerca de la mitad de las enfermedades, se generan en la mente. ¿Te sumas al reto?

Deja tu comentario