Solo voz

Una propuesta musical diferente tuve la oportunidad de apreciar la semana pasada. Usé el verbo apreciar porque la artista invita a que los espectadores usen todos sus sentidos, diferente a los conciertos tradiciones donde te limitan a observar y escuchar. Se trata de Elsa Gelly, quien se hace llamar “La mujer de la voz desnuda”. En el escenario del Teatro Isauro Martínez se presentó con  mínimos elementos escenográficos. La sobriedad hizo resaltar la voz de esta francesa que ha recorrido los cinco continentes para demostrar su talento.

 Licenciada en musicología en su país, inició su carrera musical con el saxofón y el piano. Se hacía acompañar con el pianista Sylvain Griotto  y posteriormente con el acordeonista David Richard montando el espectáculo “¡The Tour! Des chansons…”. Hace cuatro años llevó a varios países canciones de Alain Leprest en “¡Leprestissimo!”. A iniciativa de la cantante, se integró este espectáculo en nuestra ciudad con el acordeonista Raúl Jáquez así como con el grupo Corpus Danza. Lo anterior habla de su sensibilidad y el interés de promover talentos en los lugares en los cuales se presenta.

 Elsa Gelly cantó apoyada de movimientos y gestos entre cómicos y serios e imaginé su preparación en el terreno musical y teatral. Un poco más allá, percibí un gran autoconocimiento de ella misma, de su voz, de su talento, de su gracia y de sus alcances. Todo artista, cualquiera que sea su especialización debe hacer una tregua, para analizar su interior, para no tomar más influencias de otros artistas, para saber qué puede aportar.

 Gelly es consciente que solo necesita su voz para armar un espectáculo. Los asistentes supimos que es verdad que la música puede transmitir emociones sin importar que no entiendas el idioma. Con las canciones en francés nos envolvimos en el lenguaje musical, sin importar si sabes o no de música. Cerré los ojos para comprobar de qué manera su voz llenó el escenario, captó la atención del público y nos contagió de su gracia. En este concierto no entendí la letra, solo la sentí y me dejé llevar por ella.

 

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario