Solidaridad

En el ejercicio diario de la vida soy una persona reservada. Casi a nadie confío mis dificultades personales. Sin embargo, en el entrenamiento de escribir es fácil descobijarse, estrechar fuertes lazos entre uno y el teclado, en la soledad absoluta. Con esta unión escribí la semana pasada la experiencia en torno a la detección de cáncer de esófago que le hicieron a mi mamá y que afortunadamente en dos pruebas posteriores salió negativo. Varios familiares y amigos que me hacen el favor de leer mis textos me contestaron  emotivamente. Me voy a permitir compartir sus respuestas, como una forma de agradecerles la atención.

“Arcelia: Leí tu artículo con detenimiento, en cada párrafo iba despertando en mi pensamientos que quizá aparecen cuando estamos en un trance parecido ya que en la 71  (la clínica del IMSS en Torreón, Coahuila) está internado mi hermano y recibe un tratamiento muy riguroso. También he visto esos ángeles de los que hablas en tu escrito y sé que se ven con ojos que nos brotan sólo de alguna recóndita parte del corazón. Me gustó. Saludos. Salomón Athiye”

“¡Me metí a Milenio para mandarlo por twitter y nada! ¡Quiero “tuitearlo”! Está conmovedor, tejido a alma limpia. Un abrazo. Edgar Salinas.” La doctora Imelda Ortiz escribió: “Mi querida Arcelia: Como siempre, soy devota de tus escritos y esta narración me trasladó a mis experiencias que he tenido a lo largo de mi vida con los ángeles de la tierra. Te comento que sí creo en ellos. Te felicito de todo corazón y no dejes de seguir compartiendo tus experiencias. Besos.”

 Desde Midland, Texas mi prima Tabata Ayup,  mandó este mensaje: “Dile a mi tía que fregona es, que la quiero y la admiro por ser tan fuerte. Por tener esa actitud ante la vida.” Cecy Ayup compartió en el Facebook: Chelys, quiero unirme a ustedes por tan grande acontecimiento, no cabe duda que Dios está con nosotros. Felicidades a mi tía. Los quiero mucho. Mi prima Gris Ayup contestó en mi correo electrónico: “Gracias de nuevo… tus palabras me gustan y me mueven sentimientos… dale un fuerte abrazote lleno de mucho amor a mi tía y otro para cada uno de mis primos y claro a ti también…. los quiero.”  Y “mi parienta” Gloria Estrada puso en el Facebook: “¡Enhorabuena prima! Todo gracias a Dios salió maravillosamente bien, esto es un milagro, y ¿sabes por qué? Porque tienes una madre fuera de serie. Los amo.”

Estrella López Atilano me contestó: “Amiga Arcelia he leído sus  artículos… pero este no tiene madre. Está hermoso, no cabe duda que cuando se habla del corazón no se compara con nada. Celebro el bienestar de su mami. Y gracias por compartir esto tan bello.” Por su parte, el doctor Manuel Medina Elizondo, con su sensibilidad y sencillez  escribió: “Hermosa historia viva.”  Y finalmente, comparto lo que Lourdes de Koster contestó en mi dirección electrónica: “Estoy completamente conmovida. Qué linda historia, que lección de este ángel que con su polvo de cometa te sigue iluminando…Y Lupita, jajaja la que vive en la colonia Las Flores…. qué bien la describes. Te envío un abrazo.” De nuevo gracias por sus mensajes, su solidaridad y cariño.

Deja tu comentario