Ser y estar

Tengo varios amigos confidentes que son mis asesores de cabecera. Uno de ellos me ha insistido mucho en la necesidad de hacer descansos mentales. Dice que es tan importante como el reposo diario del cuerpo y que es vital para equilibrar emociones y estar alerta. Siguiendo esa recomendación, en una visita a un centro comercial de Torreón, me senté un momento solo a observar. Obligué a los pensamientos a no estacionarse en la mente, solo verlos pasar como nubes, libres.

En ese ejercicio, desde una banca, me programé para solo mirar y mirar. Puse mi espalda recta y observé con atención a quienes pasaban. Les ofrecí una sonrisa a los que transitaban por ahí, y de manera generosa me la regresaron cada uno de los coyunturales paseantes. Fue alentador saber que es difícil que aún desconocidos, respondieron a este gesto universal de manera inmediata.

Tenía frente a mí un quiosco de artículos para mascotas. Vi objetos que nunca me hubiera imaginado, como galletas y pasteles para perros. Enormes postres en forma de huesos, que los lanudos pueden roer poco a poco. Muñecos de peluche, juguetes y sonajas estaban acomodados de manera atractiva. Había jabones, shampoos, cepillos de dientes, enguaje bucal, bolsas de traslado, ropa, correas, vitaminas, camas, cepillos y cortauñas, entre otras cosas. Decidí no emitir ningún juicio, solo ver a las personas que se acercaban a comprar o a preguntar.

Pasaban familias enteras, mujeres solas o con sus pequeños hijos, jóvenes en grupos de amigos y algunos señores. Solo pocos traían bolsas de algunas de las tiendas, pero la mayoría llevaba café o nieve de alguno de los establecimientos comerciales. Cumplí mi objetivo cabalmente, sin pensamientos ni juicios, como en las breves meditaciones que practico al final de mis prácticas de yoga, o en las meditaciones no tan breves. En el aquí y en el ahora, solo concentrada en la respiración como guía. Recurriré a estos descansos cuantas veces sea necesario, para lograr el equilibrio entre el ser y estar, seguirá la búsqueda para llegar al equilibrio.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario