El libro Revista de Estudios de Antropología Sexual consta de diez capítulos que nos muestran revolucionarias aristas sobre el papel de la sexualidad a través de la historia. 

La doctora Yesenia Peña nos adentra en el contexto de la obra y se pregunta porqué pensamos en los cuerpos sexuados. Los contenidos son: prostitución; sexcam; VIH; homosexualidad; dominación masculina, hermafroditas en Mesoamérica Feminidades y feminismos; autocuidado y género; Textos sagrados y diversidad sexual; así como sexualidad y reproducción en adolescentes en Guadalajara. 

La homosexualidad es un referente de este libro. El rechazo y desprecio ha estado presente desde tiempos remotos. El papel de la mujer lo abordan Raquel Pérez, María Shaufler, Claudia Salinas, Nidia Solís y Adela Cervantes. Aseguran que las diosas estaban asociadas con un dios varón como esposas o concubinas y ello se legitimó en la religiosidad mexica. 

A la vez, Shaufler aporta un análisis de modelos femeninos reflejados en la prensa argentina durante los sesenta. En éste muestra a las mujeres dependientes, no pensantes y dedicadas al hogar

Salinas, Solís y Cervantes confirmaron en su análisis que para muchas de ellas su rol principal es de cuidadoras. Se refieren también a la condición femenina que la representante del feminismo latinoamericano, Marcela Lagarde, identifica como “cautiverios” es el ser madre y esposa. Las “madresposas” —como Lagarde las llama construyen una identidad profundamente vinculada con el servicio y el cuidado hacia los otros.

Estas investigadoras obtuvieron en dicho estudio los siquientes resultados: es poco probable que una mujer con un autoconcepto pobre atienda su salud y su persona; no posee aspiraciones profesionales, ni personales; se consideran: buenas, abiertas a perdonar; positivas, siempre dispuestas a ayudar a otros; sociables, consentidoras y generosas. Sus logros más importantes se relacionan con ser buenas amas de casa y cristianas;  generar la armonía familiar,  y  alentar el desarrollo de sus hijos. Su éxito es el de los demás, en especial el de los hijos.

Sin embargo atender a otros las lleva a descuidar su salud y  apariencia física. Se sienten desalineadas, poco femeninas; desarregladas, descuidadas, con pésima imagen. Ellas asumen que no ponen atención en ellas debido a escasez de dinero, de tiempo o de otras prioridades de su compañero. 

En la Universidad Autónoma de Coahuila contamos con el Instituto de Investigación de Desarrollo Integral de la Mujer Universitaria, el IIDIMU, en el cual laboro. Es uno de los pocos espacios en su tipo en las universidades. Busca promover la participación de la comunidad universitaria, mediante estudios e investigación con perspectiva de género, proyectos emprendedores, servicios y actividades para el desarrollo y participación de la mujer. 

Gracias a la doctora Yesenia Peña por la invitación a participar en la Semana Cultural de Diversidad Sexual, organizada por el INAH y la UANL. A mis compañeras de micrófono Josefina Leroux, Mariaurora Mota Bravo y a la moderadora Rossana Achach Cervera. (Fragmento del texto leído en la presentación de dicha obra, el 8 de septiembre del presente.)

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario