Quince mujeres

Recuerdo la ilusión que vivía mi padre cuando viajaba con sus hermanos. Nos platicaba las bromas y lo mucho que se divertían. Regresaba feliz y con mucha energía. Con el paso del tiempo, mis primas hermanas organizaron un viaje para Mazatlán, el año anterior fue el primero y me sumé al de éste, realizado la semana pasada. Fuimos quince Ayup, hijas de siete hermanos.

Desde que nos montamos en el camión empezó la “risoterapia,” incluida en el mismo paquete. Bromas, chistes, bailes, cantos y pláticas de familia estuvieron los cinco días con nosotros. Nunca hemos tenido alguna fricción, hablamos de frente, con respeto y cariño. Confieso ser la que menos he convivido con ellas, porque he vivido literalmente la mitad de mi vida lejos de La Laguna, y vaya decirlo, porque me encapsulo en mis quehaceres. Sin embargo, siempre me he sentido de lo mejor en su compañía.

La armonía y felicidad estuvieron entre nosotros y nos unieron más. Conocí muchos elementos de ellas que nunca me hubiera imaginado. Hablamos de situaciones muy personales, de lo que hacían nuestros padres y de lo que nos platicaban, de lo que nos gusta de ellos, pero sobre todo, de su unión y de su solidaridad.

En los restaurantes les llamaba la atención nuestra gran mesa, llena de risas y se sorprendían al saber que todas somos primas hermanas. Les costaba trabajo pensar cómo éramos tantas y cómo podíamos estar juntas de viaje. Una hermosa mujer norteamericana le dijo a una de nosotras que nos estuvo observando y vio que nuestros ojos son de rasgos árabes. Encontró la respuesta al saber que somos familiares de ascendencia libanesa.

Me encantó la convivencia y acercarme más a mis primas. Pero sobre todo, verme en cada una, espejearme al verles algunas de mis costumbres y palabras. Fuimos quince mujeres: Gloria, Blanquita y Cachis Estrada Ayup; Tuty, Roche y Gaby Ayup Galindo; La Nena y Chelis Ayup Guerrero;  Cecy, Ángeles y Gris Ayup del Bosque; Muñeca Abularach Ayup; Roxana Ayup Romero; Lourdes Ayup Silveti, y yo. Dos brechas generacionales entre nosotros, quince historias diferentes, caracteres y personalidades disímbolas unidas con la fuerza de la sangre.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario