Polvos mágicos

Conozco un matrimonio, él un importante abogado y ella ama de casa. Ella empezó a leer el café y las cartas con sus amigas, aplicaba lo que había leído al respecto. Con el paso del tiempo, se documentó más, tomó varios cursos y atendía a las amigas de sus amigas. Después, cobró fama como pitonisa y se hizo de clientes importantes, profesionistas, políticos, damas de la sociedad y hasta jóvenes.

Empezó a cambiar su manera de vestir para recibir a su clientela. Agudizó los sentidos para saber leer el rostro, las expresiones, la imagen y en sí la comunicación no verbal. Adaptó su “consultorio” como una pirámide, afirmaba que esta figura geométrica aporta energía a quien está dentro de ella, por lo que sus visitantes saldrían alejados de malas vibras, llevarían el aura limpia y los chacras en equilibrio.

He leído sobre casos similares, en los cuales destacadas personalidades invierten grandes sumas de dinero para lograr sus objetivos, cualquiera que estos sean: desde conquistar a la mujer amada, escalar peldaños laborales; ganar alguna elección; conocer el futuro con relación a otra persona o bien, saber sobre el estado de salud de alguien en particular.

Anteriormente, para conocer tu futuro, debías primero investigar a dónde acudir. Hoy, la tecnología también cubre esta industria. Por televisión y en la prensa escrita anuncian personas que se dedican a eso y que los puedes consultar desde la comodidad de tu casa, llamas desde un teléfono fijo o celular y te despejan tus dudas al instante. En el internet te pueden leer las manos y el futuro gratis, saber cuántos hijos tendrás, y la típica que si tu marido te engaña con una rubia de pelo colto.

La Real Academia Española define pitonisa como: “adivinadora, adivinador… predecir el futuro o descubrir lo oculto, por medio de agüeros… acertar lo que quiere decir un enigma; acertar algo por azar”. Es muy respetable si crees en esto, o no. Pero sin duda, sino hubiera tanto adorador de esta tendencia, las yerberías y puestos de polvos y velas mágicas de los mercados estarían extintos.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario