Oliverio Hinojosa

El poema Quietud, de Otilio González  finaliza “… amar el bien es la mejor manera de ser feliz y de vivir querido.” Me hace alusión a una buena persona y extraordinario artista plástico que dejó profunda huella en el mundo de la pintura. Oliverio Hinojosa fue orgullosamente coahuilense, originario de Nueva Rosita.

Su arte desbordado lo llevó a figurar entre los mejores artistas de este país. Es calificado a la par de los pintores más renombrados como Frida Kahlo, Rufino Tamayo, Rafael Coronel o Diego Rivera, aunque de generaciones y estilos diferentes.

El cuerpo humano fue tema recurrente de la obra de Hinojosa. Desde corta edad mostró talento y sensibilidad hacia la pintura, a lo cual se dedicó a trabajar en cuerpo y alma, aunque también creó grabado sobre metal y escultura. Su estilo inicial fue abstracto, el cual plasmó por cerca de diez años y posteriormente se enfocó en el estilo figurativo.

Realizó la carrera de Artes Plásticas en Puerto Rico y su Maestría en la misma especialidad en la Academia de San Carlos, de la Ciudad de México. Fue becado por el Pratt Graphic Center de Nueva York. Coordinó varios años el Taller de Experimentación Gráfica, en el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Realizó numerosas exposiciones en México, por mencionar algunos espacios culturales como el Museo Carrillo Gil del Instituto Nacional de Bellas Artes, el Museo de Aguascalientes, el Instituto Potosino de Cultura, el Museo de Arte Moderno de Michoacán, y el Museo Nacional de la Estampa, entre otros. Llevó su obra también a casi todos continentes. La Galería de Arte Contemporáneo del Teatro Isauro Martínez de Torreón, Coahuila, desde su creación, cuenta con una Sala Permanente con su obra.

La exposición Huella de un artista coahuilense será a partir del próximo viernes 18 de octubre a las 19:00 horas en el Lobby del Hotel Marriot Torreón, con acceso libre. Permanecerá abierta todo el presente mes.

 

Deja tu comentario