Nicanora

Un día llegamos mi familia y yo a la casa de Viesca y nos recibieron unos grandes ojos y unas largas orejas peludas. Masticaba pastura de lado y nos miraba con desconfianza. Nos dijo Alfredo, nuestro gerente de mantenimiento de allá que ahora era nuestra. La compró Alfredo, el hijo de mi esposo. Se trata de una burra bebé a la que bautizó como Nicanora. A mi hija Jimena y a mí nos pareció gracioso el nombre, pero a mi esposo no tanto, ya que está asociado con una persona muy querida por él.

Esta burrita es un claro ejemplo de lo mucho que los humanos podemos aprender de los animales. Desde el primer día que la conocí fui a verla, le hablé y me quedaba observándola, mientras ella me observaba. A los pocos días vi un vídeo donde muchas personas conviven con animales poco comunes y es notoria la conexión que hacen con ellos. Me encantó el vídeo y le dije a mi prima Roche que haría todo para que Nicanora me quisiera.

Mi prima se río mucho, pero me alentó y dijo que lo lograría. Las siguientes visitas con Nicanora fueron divertidas. Me acerqué más con ella y le puse toda mi atención. Acaricié su cara y su lomo, le dije lo bonita que es y lo alegre que me pone al verla contenta. Acercaba su cara a mi mano y movía el lomo para que la siguiera tocando.

Lo admirable para mí, fue que las siguientes veces que llegaba, tan pronto me veía, empezaba a rebuznar. Nos poníamos contentas las dos mientras estábamos juntas aunque fuera solo un rato. Jimena me tomó una foto espectacular, donde Nicanora me está dando un beso. Cuando le conté a Roche me dijo que sabía que lo lograría. Roche ha estado conmigo en las buenas y en las malas.

Ahora, yo deseo que como ella me dijo que me acompañe con Nicanora para que la quiera también. Mi prima está en una situación delicada de salud y su familia ha recibido muchas muestras de afecto de familiares y amigos. Es una mujer hermosa tanto interna como externamente, llena de ingenio, inquieta, con excelente sentido del humor y con una familia maravillosa. Roche tiene mucho para dar, la esperamos de vuelta su familia y amigos, y ahora también Nicanora.


biznagaas@hotmail.com

 

Deja tu comentario