Los zapatos y la mujer

“Si quieres conocer bien a un hombre observa sus zapatos y su mujer. Yo no he visto los zapatos de Rubén, pero al conocer a su esposa me voy convencida del gran hombre que es.” dijo una señora en una reunión de amigas en Torreón el pasado viernes. La mujer agregó: Yo ya investigué sobre la trayectoria de Alma Carolina Viggiano Austria como política en Hidalgo, como diputada federal y como una de las candidatas fuertes a la presidencia de Pachuca y a la gubernatura de su estado. No la conocía, es la primera vez que la veo, pero me queda claro que es una mujer muy inteligente. Tiene carácter y seguro será una figura importante en nuestro estado, porque tiene una visión muy amplia de la problemática de Coahuila.”

La diputada federal Viggiano más que presentarse como esposa del candidato a la gubernatura, Rubén Moreira Valdez, se mostró como mujer pensante, preocupada por recuperar el tejido social y por atacar al lado de su marido las aristas de esta situación tan difícil por la que atravesamos los coahuilenses. Hizo referencia al espinoso tema de la inseguridad que a todos nos alarma. Mencionó que el candidato tiene varias maneras de contrarrestar el problema. Pero de manera conjunta y paulatina de la misma manera en que se gestó poco a poco, así debemos destrabarlo arremetiendo contra las partes involucradas.

La ex Secretaria de Desarrollo Social del Gobierno del Estado de Hidalgo, Alma Carolina hizo un esbozo de la situación actual de nuestro estado en todas las áreas con algunas referencias, analogías y contradicciones respecto a Hidalgo. En el área de las campañas afirmó que a pesar de su dimensión territorial, Coahuila figura entres los topes de campaña más pequeños del país, por lo tanto debe ser un ejemplo a seguir. Otro de los temas que abordó es la recuperación de los valores y crear las condiciones para evitar familias disfuncionales. “La violencia y el hacinamiento  familiar, la poca atención de los padres, las carencias, la falta de oportunidades para los jóvenes y hasta el calor son motivos para que los chavos empiecen a delinquir. Por eso debemos rescatar las calles como espacios de convivencia

, darles opciones, abrir más escuelas y que puedan terminar la prepa. En este grado académico es cuando existe mayor deserción escolar. Antes de abrir nuevos proyectos habitacionales debemos pensar y construir primero una escuela, no al revés.” Hizo hincapié en la educación como una vía para salir adelante y puso como ejemplo a Colombia y a Brasil.

“Una de las preocupaciones de mi esposo y mía es el alto índice de adolescentes embarazadas. Coahuila es de los más altos del país en este rango junto con la obesidad infantil. Debemos atender estos problemas y cortarlos de tajo”.  Se refirió también al cambio climático, a la falta de cultura del manejo de la basura,  al hidroarsenicismo en la Laguna y la escases de agua. Finalizó diciendo que no hay varita mágica para resolver la difícil situación actual, que es un trabajo de conjunto y cada ciudadano debemos poner algo de nuestra parte para tener ese Coahuila que todos deseamos.

Las casi 50 mujeres quedaron complacidas de conocer a una mujer preparada y combativa, preocupada y ocupada en la problemática coahuilense e hidalguense. Una mujer inteligente y un hombre brillante, Rubén Moreira Valdez. Al igual que la señora, yo tampoco me he detenido a ver los zapatos de Rubén. Cuando hablas con él no hay oportunidad de verle los zapatos. Te contagia su amor por Coahuila, su pasión por su trabajo, por sus ideales, por los libros y por la gente. Es un hombre culto que sabe a dónde va, con un proyecto claro y definido para su persona, su familia y, por supuesto para su estado. Un hombre orgulloso de su partido, de su raíz y de ser coahuilense.

Deja tu comentario