Ley de familia

Me acerqué a conocer la Ley de familia porque participaría como conductora en el programa de radio Mujeres UAdeC. Ese era el tema. La coordinación de dicho programa es una de mis responsabilidades dentro del Instituto de la Investigación para el Desarrollo Integral de la Mujer Universitaria (IIDIMU). Los locutores titulares son Manu Sosa y Susana Cisneros y para la ocasión fue como invitada la diputada local Leticia Castaño.

Conocer la Ley fue una grata sorpresa, al igual que la experiencia de estar tras el micrófono. Una ley muy amplia con muchas aristas, que fue modificada en el 2015 por iniciativa del gobernador Rubén Moreira y de la legisladora. Como en otros temas, esta iniciativa legislativa nos pone a la vanguardia en el país. En las áreas de equidad de género destaca que cualquier persona que agreda a su cónyuge o concubino pagará con cárcel.

Recordemos que la ley no tiene sexo, ésta se aplicará a ojo tapado sin importar si la agresión la provocó una mujer o un hombre. La sanción se aplicará de manera equitativa. Además, se aplicaron importantes modificaciones en penas por delitos como: feminicidio; abuso sexual de menores; personas discapacitadas o vulnerables; así como violencia física.

La ley de la familia aborda al mismo tiempo temáticas de derecho a la igualdad; a la no discriminación, a una vida libre de violencia con énfasis en la infancia y en las mujeres. Otro punto fundamental es la creación de un Registro de Deudores Alimentarios Morosos, es decir, que se podrá revisar que si un hombre no cumple con la pensión alimenticia de alguno de sus hijos. Dentro de los muchos beneficios de dicha ley, también destaca el derecho a los alimentos a las personas con discapacidad y adultos mayores.

Conocer un poco de esta iniciativa me generó un sentimiento de tranquilidad en materia de género y la certeza de vivir en un estado vanguardista, preocupado por las mujeres, los niños y la familia. Estar detrás del micrófono fue uno de mis añejos retos, como dicen mis amigos de la Ciudad de México: “Qué demonios importa, hazlo de todos modos.”

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario