La Procesión del silencio

Nuestro país está plagado de ritos, leyendas y tradiciones que lo convierten en un lugar mágico y atractivo para turistas nacionales y extranjeros. Los actos litúrgicos son parte de la fortaleza de ello. El vecino poblado de Viesca no es la excepción, ya que las tradiciones religiosas perduran desde hace cientos de años. Este municipio se fundó hace 283 años, es el más antiguo de la Comarca Lagunera.

En abono a lo anterior y para fortalecer al Pueblo Mágico, se llevó a cabo la primera Procesión del silencio el pasado viernes santo. El origen de esta peregrinación luctuosa es de la época virreinal que representa las últimas horas de Jesús, su muerte y traslado a la tumba. Cerca de tres mil feligreses participaron. Seis costaleros cargaron la imagen de nuestra Señora de la Soledad, llamada “La Dolorosa” debido a la expresión de su rostro al ver a su hijo muerto.

Tras la imagen, encabezaron la procesión autoridades del clero, municipales y estatales y luego, los devotos llamados penitentes, acompañaron a la virgen en su duelo, llorándole al hijo torturado y muerto. Caminaron por una ruta al son marcado por los tambores de la banda de guerra, solo eso se escuchaba. Ocultan sus rostros con altas capuchas negras en forma de cono invertido. El pico del capuchón apunta al cielo, representando que en esa dirección irán también sus plegarias. Otros simbolismos estuvieron presentes en esta procesión: las velas encendidas, los colores del luto negro y morado, estándares de diferentes cofradías religiosas y el paso firme de los peregrinos.

Cientos de personas fuimos testigos de este mito, amasijo del mestizaje religioso entre la herencia prehispánica y el México colonial. Engalanó la Banda de guerra y los cardencheros de Sapioriz. Tuve la oportunidad de ver la procesión más importante del mundo, en Sevilla, España. La de Viesca, para mí fue mucho más cercana y comprobé el fervor de mi pueblo. Felicidades a Gerardo Moscoso, coordinador de este importante acto litúrgico convocado por el Gobierno del Estado y la Secretaria de Cultura.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario