Hasta siempre

Se les acumularon los años en el lomo, su mirada parecía cansada y tenían ese gesto de las parejas que llevan una vida juntos. A él le detectaron artritis, en invierno camina más lento y necesita “calentar motor” para empezar el día. Lo dicho: lo suyo fue amor a primer ladrido. Quince años juntos, seis preñadas, muchos cachorritos y larga vida para nuestros pugs Oliver y Britney.

Ella, fuerte y reacia siempre. Permaneció monógamamente fiel a su (nuestro) Oliver. Puedo ver en retrospectiva desde que llegó a nuestra familia cuando tenía un año. Cómo corrían ambos en el enorme patio de mi casa de la Colonia Eduardo Guerra en Torreón. Eran los más felices, y nosotros con ellos. Brincaban en la cama elástica y corrían detrás de mi hija Jimena, era gracioso verles su carita agitada, transmitían paz y alegría.

En el primer parto de la Britney, me llamó Jimena a mi trabajo y acudí de inmediato. No fue necesario llevarla al veterinario, los tuvo con gran facilidad, esa y las siguientes veces. Le buscamos buen hogar a todos sus hermosos cachorritos.

Después, nos cambiamos a una casa con jardín. En ella se encargaron de destruir el césped y de convivir con dos topos. Desde entonces se refugiaban por las mañanas y por la noches a tomar siestas con sol. La convivencia con mi hija fue fundamental, ellos le han dado muchos momentos de alegría y su amor incondicional.

Desde hace casi seis años vivimos en Saltillo y eran libres en su residencia canina, hasta que llegó Suzu, una bebé pastor alemán. A la Britney no le hizo muy feliz la idea hasta que los separamos. Hace poco, Britney se cayó de la escalera y casi pierde un ojo. El pasado domingo Jimena le descubrió un tumor en el lomo. El lunes la llevó al veterinario. Regresó muy triste: era inminente dormirla.

Nos dio alegría dieciséis años, compartimos tristezas y hermosos momentos. Como dicen dos grandes amigos, respectivamente: “Britney fue afortunada por haber vivido rodeada de cariño y atenciones y cerró su ciclo con amor.” “Ahora está en el cielo de las mascotas, ellos sí tienen cielo.” Hasta siempre, Britney querida.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario