Gober

Su olor es muy característico, no se parece a ningún otro: Es fuerte, expansivo, durable. Por esta capacidad se le conoce también como hediondilla. Es difícil eliminar su tufo con aromatizantes o veladoras aromáticas. En víspera de navidad su esencia inundaba mi casa paterna, ya que acostumbraban adornar el nacimiento con la planta llamada gobernadora. Hasta en mi adolescencia me enteré que ir a parar al nacimiento no era su única misión en la vida. Las señoras mayores ponían a coser ramas de gobernadora y con el agua limpiaban inodoros.

Se trata de un arbusto cuya altura puede alcanzar los tres metros. Los tallos llevan hojas verde oscuro y están cubiertas de pequeños cabellos y un material similar a la resina. Aunque parezca increíble, casi no nos percatamos en sus frutos globosos que producen una delicada flor amarilla. Sus pétalos ondean hacia su centro de manera asimétrica y los pistilos viven casi unidos apuntando al cielo.

La gobernadora, también conocida como chaparral es de climas secos, semisecos y templados. Habita Baja California, Coahuila, Durango, Tamaulipas, Nuevo León y Querétaro, entre otros, incluyendo áreas de California, Arizona, Nevada, Utah, Nuevo México y Texas. Su nombre se debe a su capacidad para inhibir el desarrollo de otras plantas a su alrededor y obtener más agua. Nunca verás una planta demasiado cerca de una gobernadora, forma un gran círculo alrededor de sí misma. El chaparral es longevo, puede vivir hasta 90 años. Se ven con mucha frecuencia en el tramo de la carretera Torreón Saltillo. Cuando toman un poco de agua su color se torna vivo, llamativo y su olor se esparce.

Recuerdo una visita que hice hace algunos años en Congregación Hidalgo. Me llamó la atención el techo de carrizo y me contaron que encima de éste había un hule, luego tierra y al final gobernadora. Les pregunté qué sino trasminaba el agua, me respondieron que las ramas al tener contacto con el agua desprenden una resina que se dispersa y hace la función de impermeabilizante. Me contaron que para dolor de riñones e inflamación de vejiga cuecen las ramas, raíz o corteza y las ingieren en ayunas.

En Torreón y en Tamaulipas la usan para elaborar productos como jabones para combatir el acné cremas para pieles sensibles, champú para eliminar la caspa y pomadas para labios humectar labios. También se tiene la idea de que puede curar el cáncer, aunque algunos estudios afirman que esto sólo es posible en ratas y no en seres humanos. De hecho, Estados Unidos alertó en el 2005 a los consumidores evitar el consumo de la gobernadora por riesgo de dañar el hígado o los riñones.

Como dato curioso en la novela Dune de Frank Herbert, los habitantes Fremen del planeta Arrakis restriegan el jugo del arbusto de la gobernadora en las palmas de sus manos para evitar la pérdida de agua a través de la piel. Lo cierto es que nuestra gobernadora es un bello ejemplar de nuestro semidesierto. Así es la gober, llena de belleza, mitos, leyendas, aromas, subsistiendo a pesar de nuestro desinterés.

 

Deja tu comentario