El futuro lo levantamos todos

Lunes 19, 1:20. Estoy con mis amigas y compañeras de trabajo, ultimando detalles de nuestro esperado viaje a la CDMX. Planeamos ir a un congreso y a presentar allá mi más reciente libro. Mi grupo de amigos de la capital empiezan a contar que sintieron muy fuerte el temblor. Las noticias y las redes sociales invaden la noticia de la gravedad del sismo.

Empiezo a preguntarle a mis amigos y maestros si están bien. Por fortuna, ellos y sus familias salieron ilesos, con daños mínimos en sus hogares. La dinámica cambió de un momento a otro; de enfocarnos en situaciones comunes como coordinarnos en quién llevaría computadora o el medio de transporte que usaríamos, pasamos a enfocarnos en la situación de emergencia.

Las imágenes y vídeos nos impactaron, una amiga me dijo que se cayeron varios edificios cercanos a su departamento. Que no encontraban a una sobrina y vivieron horas de pánico e incertidumbre hasta que la vieron de nuevo. Cada uno de mis amigos me hacían saber cómo se sentían y vi a través de sus ojos lágrimas de sangre, la mayoría se ha mantenido en apoyo y solidaridad para las personas afectadas, incluso una de ellas, se llevó a dos familias a su casa.

Es verdad que algunas personas se han aprovechado de la situación como suele ocurrir en estas circunstancias. Pero lo cierto es que hay más seres humanos buenos que apoyan por la simple satisfacción de dar y dar. Lo que si podemos estar seguros es que ante la desgracia, la mayoría de los mexicanos nos mantenemos unidos. Sandy me confesó haber vivido una de las situaciones más tristes de su vida al ver a un niño mutilado entre escombros; Luis, por el contrario, se sentía satisfecho al liberar a un pequeño atrapado entre ladrillos, contento de resultar sano y salvo. Me he unido a centros de acopio, he pedido por las personas afectadas y sus familias.

No, no tomamos el vuelo el 20, ni presenté mi libro el 22. Los siguientes soles han sido diferentes. Las preguntas, continúan. Como dice Damián Comas: “Nunca hay mal presente, el pasado no existe y el futuro lo levantamos todos”.

biznagas@hotmail.com

Deja tu comentario