Enseñanzas

 De manera literal este año se me escurrió como pez entre los dedos. Cada día fue más fugaz que el anterior y hoy de frente a mi computadora veo el fin del 2012. Un año de aprendizajes, de ceñir lazos, de algunos sueños en espera y otros que se hicieron firmes. Con un agradecimiento por todo lo que me ha otorgado esta vida, que me dijo somos mucho más que carne, piel y huesos.

Es reconfortante aprender de todas las personas sin importar su edad o condición, y saber con cuál de tus amigos o familiares eres más afín para recabar elementos positivos a tu vida diaria. Ahora mismo, mientras escribo, observo en  mi oficina cuadros y objetos que me han regalado personas queridas, cada una tiene una historia y un valor sentimental. Pero sin duda, más allá de estos objetos se valora saber que pertenezco a un clan familiar y a varias células de amistades.

Valoré la invitación de mi familia para convivir postergando mi trabajo. Aprendí a mirar a los ojos a las personas que quiero, a darles tiempo de calidad. Aprecié los pequeños detalles que ayudan a hacer más sensibles a los seres humanos, y que dejan el valor monetario en un segundo plano. Me considero una persona afortunada, con mucho más de lo que realmente necesito. Pero es importante seguir en la búsqueda de ser más que tener, de no llenarnos de brillitos por fuera, sino cultivarlos desde adentro con los saberes y los quereres, la solidaridad,  y el apoyo para los demás.

Como dicen en “la yogadicción” debemos disfrutar solo el aquí y el ahora, el presente, como un regalo, los demás tiempos no existen, el pasado ya se fue y no sabemos si tengamos futuro. Debemos sacar lo mejor de nosotros mismos, para convertirnos en “yogadictos” fuera del tapete, en la vida diaria. Nos invitan a limpiar todo lo que nos hace daño, las prácticas negativas, para aceptar a todos tal y como son. Nos dicen también que debemos cambiar nosotros para lograr cambios en nuestros semejantes. Espero que 2013 y los años venideros nos ofrezcan otras ricas enseñanzas.

Deja tu comentario