Desaparecerán

Un joven estaba muy contento en un estadio, bebía y apoyaba a su equipo favorito de fútbol. Al calor de las chelas, intercambió palabras con un hombre de edad. El joven le dijo que era un viejo, que no sabía nada de tecnología ni de modernidad, que él sabía usar todos los nuevos aparatos a gran velocidad. El hombre mayor le contestó que la tecnología la habían inventado en su generación, que el joven solamente sabía usarla, pero qué era lo que las personas de su edad estaban creando para las futuras generaciones. Recordé este conocido anécdota por un correo que me enviaron sobre las cosas que van a desaparecer, en gran parte gracias al avance de las tecnologías,  (http://www.ciudaddoral.com/?p=1617), el cual comentaré en este espacio.

 

1. La oficina postal. El mensaje muestra una foto de las hermosísimas oficinas de correos de la Ciudad de México, ubicadas en Insurgentes, a un costado del Palacio de Bellas Artes. Se refiere a los problemas financieros por los que atraviesan y como el correo electrónico y empresas como Federal Express y UPS han prácticamente acabado con las utilidades mínimas necesarias para mantener con vida las oficinas postales. En lo personal no recuerdo haber tenido la necesidad de usar este servicio, los jóvenes de hoy ni siquiera saben de su existencia.

2. Los cheques. Recientemente abrí una cuenta en una banco en Saltillo. Me sorprendió primero que es necesario “activar la chequera”, a cargo del ejecutivo. Éste se llevó cerca de cinco minutos en abrirla físicamente, viene un sobre plástico, luego un “candado” que abraza los cheques, y un par de elementos más para destrabar. Con esto confirmo lo que el correo plantea que al sistema financiero le cuesta  miles de millones de dólares al año procesar los cheques. Dice que las tarjetas plásticas y las transacciones en línea sustituirán  llevarán el uso de los cheques.

 

El número 3 y 4 lo ocupan el periódico y el libro, respectivamente. A ambos los están desplazando las versiones digitales, el cual puede leerse desde cualquier celular con internet. Me resisto, sobre todo a la idea de los libros digitales, prefiero a la antigua, rayarlos, subrayarlos, escribir en los costados, en la últimas páginas, cargar siempre uno en mi bolsa de mano y en mi carro, por aquello de ocupar “los tiempos muertos”.

El quinto sitio es la línea telefónica fija, cada vez más ausente en los hogares de nuestro país. Muchas personas lo conservan porque lo han tendido “desde siempre” o porque lo incluye en el servicio de internet o telefonía. La música agoniza dice el correo y ocupa el lugar número seis. Las descargas ilegales de música son uno de los principales problemas de este tema.

La televisión está disminuyendo sus ganancias debido a que, afirma el mensaje electrónico,  la gente está viendo películas y programas de televisión directamente en sus computadoras, a través de sitios de internet. Este medio masivo tiene el séptimo sitio. Las tarifas altas de la televisión por cable y gran desfile de comerciales son motivos importantes para la desaparición de la llamada caja idiota.

Transcribo el número ocho. “Las “cosas” que posees. Muchas de las posesiones que solíamos tener siguen en nuestras vidas, pero podríamos no poseerlas en realidad en el futuro. Podrían simplemente residir en algún lugar de la “Nube”. Hoy tu computadora tiene un disco duro y ahí guardas tus imágenes, tu música, tus películas y tus documentos.”

La privacidad es el último elemento que desaparecerá. Existen cámaras en las calles, en la mayoría de los edificios, e incluso en tu computadora y tu teléfono celular. “Ellos” saben quién eres y dónde estás, incluso al grado de contar con las coordenadas satelitales y la Vista de Calle de Google. Si compras algo, tu hábito de consumo es colocado en millones de perfiles, y tus anuncios cambiarán para reflejar esos hábitos. Éstos son los nueve ejemplos de lo que en breve ya no existirá, entre otras cosas como las cámaras fotográficas mecánicas y los mapas impresos ¿qué otro elemento recuerdas?

 

 

Deja tu comentario