Déjame que te cuente.

Parte II

Continúa el relato anterior sobre el sueño de convertir a Viesca, Coahuila en pueblo mágico. Según la Secretaría de Turismo del Gobierno Federal, los objetivos del Programa Pueblos Mágicos son resaltar el valor turístico de localidades en el interior del país, para estructurar una oferta turística innovadora y original, que atienda una demanda naciente de cultura, tradiciones y aventura en la cotidianidad de la vida rural.

Arquitectura, edificios emblemáticos,  fiestas y tradiciones, producción artesanal y cocina tradicional son la gama de atractivos turísticos que debe tener el sitio aspirante a pueblo mágico. Mencionaré algunos de ellos que posee Viesca. La Parroquia de Santiago Apóstol permanece desde 1875. El edificio de la Presidencia municipal data de 1894.

Por la avenida Independencia, se encuentra la casa por la que pasó Miguel Hidalgo y Costilla cuando iba preso el 3 de abril de 1811, durante los inicios de la guerra de la Independencia de México. En cuanto a sus fiestas y tradiciones se celebra “la danza del caballito”,  que es la representación de la lucha entre moros y cristianos. Es una danza llena de color e ingenio. Se trata de hombres, mujeres o niños que llevan espadas. Usan una botarga emulando que van montados sobre un caballo.  Cada 25 de julio se puede apreciar esta histórica danza, ambientada con violines y tambores.

El sábado anterior al 25 de julio, celebran “el día del ausente”. En éste se reúnen los coterráneos que ya no viven en su tierra. Para recibirlos, preparan “siete sopas”, asado y carnitas en enormes cazuelas. Conviven durante varias horas en Juan Guerra, un sitio en las afueras del poblado, con enormes pinabetes, una alberca y asadores.  El nombre de dicho recreativo es por Juan Guerra de Reza, dueño de las minas de plata de Mazapil, cuya fortuna se utilizó para la conquista de Santa Fe.

Entre la producción artesanal de este futuro pueblo mágico, algunas mujeres elaboran lindos bordados y tejidos, así como trabajos de deshilados en carpetas y también realizan coronas de muertos. Son confecciones delicadas que vienen de generación en generación, aunque dicho sea de paso, cada vez en menor escala. A las jóvenes ya no les llama tanto la atención estas labores.

Algunas mujeres manufacturan coronas de muerto con papel crepe y listones para regalo. Son coloridas e ingeniosas. Por lo general, se cubren con papel celofán para protegerlas del polvo. En los días de muertos, los viesquenses acuden a limpiar las lápidas de sus familiares y muchas de ellas lucen estas artesanales coronas. En cuanto a la cocina tradicional, Viesca también tiene lo suyo. Los mamones son unos panes elaborados sólo en este poblado. Dicho pan artesanal posee una cubierta color escarlata, es una especie de glaseado. El interior consta de un pan oscuro, como el que horneaban las abuelas de antaño, con ingredientes simples, provenientes del campo. Los mamones se cocinan en hornos de adobe. Este elemento le otorga fuerza e identidad a dicho municipio. Viesca es famosa también por la elaboración de dulces de leche. Aunque son riquísimos, existen otras poblaciones del estado que también los preparan.

El proyecto propone recorrer en tranvía en el ejido Venustiano Carranza la Capilla de Santa Anna de Hornos, donde hay una réplica de un óleo de Nuestra Señora de Begoña, pinturas de autores anónimos y figuras religiosas de los siglos XVII, XVIII y XIX,  en el mismo ejido se tiene contemplado visitar la ex Hacienda de Hornos, así como el casco de la comunidad; continuará el recorrido en las hermosas Dunas de Bilbao, ubicadas en el ejido Villa de Bilbao; en Viesca podrán conocer el recreativo Juan Guerra y los sitios donde estuvieron Miguel Hidalgo y Benito Juárez.

A mí me gustaría que también los turistas observaran en Viesca la Capilla de Santiago Apóstol, el edificio de la presidencia, el panteón, la antigua fábrica de sal e inmuebles con estilo arquitectónico del siglo XIX edificadas sobre la calle Juárez: la Casa de la Cultura, las construcciones frente a ésta y la tortillería Viesca. Sería interesante también que en el ejido Bilbao, los turistas supieran de una noria  cuya temperatura casi llega a los 40°C y le adjudican poderes curativos. Cerca de ahí hay una enorme plantación de palmas datileras que vale la pena saber de su existencia.

¿En qué panteón se ha visto fragmento de algún poema? En lo personal, sólo en Viesca. Es de parte de una Elegía adjudicada a Amado Nervo: Descúbrete mortal/ y tu frente inclina,/ que todo orgullo terrenal/ aquí termina/. Ojalá este sueño de convertir a Viesca termine hasta que sea realidad.

Deja tu comentario