De calcas y mandatos

Diciembre 25 de 2017: tomo la libreta de notas de un hotel en Estados Unidos. Percibo garabatos y líneas que alguien hizo previamente, dejando calcas fuertes y otras tenues. Las remarco una y otra vez con las yemas de los dedos, imaginando cómo se sentía la persona que rayoneó la hoja. Traspasó cuatro hojas más. Pienso de nuevo en el ser humano que dejó las hojas marcadas.

Me remito a la vida misma, mientras sigo trazando las rayas anteriores. ¿Cuántas veces nos dejamos llevar por algo que nos dijo una persona y lo tomamos como mandato? Lo llevamos de manera literal a cuestas, porque salió de la boca de alguien que realmente queremos. No descansamos ni un segundo, sigue en nuestra espalda, como la piedra de El Pípila, hasta que un día, sin más, nos truena la columna, la cabeza o el corazón.

Quizá esa persona ni recuerda el comentario que nos hizo y que convertimos en mandamiento, que nos ha calado profundo, como los trazos marcados en mi libretita del hotel. Quizá las líneas son suaves para quien las recibe, o quizá, a la inversa. Sin embargo, tengo la firme convicción que cuando emitimos juicios no somos conscientes de lo poco o mucho que podemos perjudicar.

Cuando tenemos frente a nosotros a nuestro mejor amigo o amiga, podemos opinar con el corazón, pero no sabemos si lo que sale de nuestra boca, sea bálsamo o limón sobre las heridas ajenas. Pero lo cierto, es que lo hacemos con intención de ayudar, jamás de lastimar. Así que, pensemos bien nuestras palabras antes de que nazcan. Es posible que nuestro interlocutor no necesite siquiera un consejo (no pedido). Probablemente, seamos “quedabien” y aduladores del ser humano que tenemos frente a nosotros, cuando es probable, que esté harto de que le endulcen el oído.

Quizá sea suficiente mirarle a los ojos, escucharle al cien, sin distracciones o conversaciones sobre nuestra persona o experiencia. Quizá ese ser humano no necesite que dejemos mandatos con calcas profundas, como las de mi libretita. Deseo un feliz 2018: sin calcas ni mandatos.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario