Compromisos y matices

Me tomaré la libertad de transcribir un mensaje que me hizo favor de enviarme hace tiempo Edgar Salinas Uribe. Lo retomo porque me remitió a las mismas emociones, del lado del espectador.  En esta experiencia reciente yo podía sentir que la mujer que estaba en el escenario me hablaba sólo a mí, que era una conversación en la que estábamos ella y yo, sentadas tomando café. Retomo lo que mi estimado Edgar escribió: “Hay momentos que disfruto mucho en la vida. Paradójicamente suelo disfrutarlos en silencio. Emocionado, pero en silencio. Y una especie de timidez me envuelve. Hoy, durante la presentación de tu libro me ocurrió. Me emocionó ver a una mujer emocionada como tú. Me conmovió ver a una mujer conmovida como tú. Me dibujó una sonrisa en la cara ver una sonrisa en tu cara: gracias por ese momento”.

Le agradezco a Edgar por ese mensaje y también aprecio el momento que nos regaló una mujer orgullosa de ser mexicana. Una mujer que se aferra a las raíces y a las tradiciones de nuestro pueblo, en especial los del centro y sur. Lydia Lavín mencionó el lado positivo de nuestro país, lleno de arte, de colores, de historia, de arte y de cultura. Comentó que se sentía feliz de estar en Torreón porque aquí tiene muchos familiares, los Lavín y que tenía una gran satisfacción de mostrar su trabajo en esta tierra.

Con sencillez hizo alusión al extraordinario trabajo de las mujeres del sur que cambian maíz por chaquiras, con las cuales realizan bordados maravillosos. Al público les (nos) causó gracia saber que las mujeres del istmo de Tehuantepec toman mezcal y se emborrachan antes de iniciar sus labores frente a la máquina de coser y que el resultado son prendas hermosas. Dio algunos ejemplos de los diseños de ropa femenina una mezcla especial de la explosión de los colores del sur y la discreción y elegancia de influencia española.

Lavín está comprometida con artesanos reboseros de Michoacán, bordadoras de chaquira de Guerrero, bordadoras tehuanas, así como tejedoras de Zinacatan y bordadoras de tul de Chiapas. Sus prendas dejan ver su arraigo y orgullo por la tierra y ha sido reconocida el año pasado como la diseñadora del año por Fashion Group International México. Es una mujer fuerte, con espíritu histórico quien mezcla lo moderno con el arraigo de su pueblo de Zinacatán, Chiapas.

Debo confesar que definitivamente los desfiles de modas no me llaman la atención, tengo la idea que son fútiles, y que las prendas no se pueden usar fuera de las pasarelas. Acudí a dicho evento por invitación de la doctora Yolanda Jaramillo, quien se ha destacado por realizar campañas contra el cáncer de mama en nuestro estado. La realización fue precisamente para recaudar fondos y comprar un mastrógrafo para que mujeres de colonias marginales se realicen los estudios de diagnóstico sobre cáncer de mama, uno de los flagelos que sufre la población femenina en México. Felicidades al Club Rotario Torreón, a sus presidentes los doctores Jesús Nares y Yolanda Jaramillo por iniciar con el pie derecho con esta gran aportación para nuestra Comarca.

Deja tu comentario