Artículos

Chimamanda

Hace un par de años descubrí la novela Medio sol amarillo, de Chimamanda Ngozi Adichie, una contundente escritora nigeriana que se ha convertido en la principal pluma de su país y que su obra ha impactado en otras naciones. Hurgando en su biografía, me topé con un par de libros con temas sobre feminismo, manejado de una manera profunda y sencilla. Se trata de Todos deberíamos ser feministasQuerida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo. 

El primero es un texto brevísimo que en su momento compartió en la plataforma TED. Fue el libro que se dio lectura en el Maratón Lobos Lectores de la UAdeC en la Unidad Torreón. Con un estilo limpio y ágil, la autora aborda temáticas de igualdad de salarios, libertad sexual, así como padrones machistas y actitudes misóginas que tienden a verse normalizados. 

En el Instituto de Investigación de Desarrollo Integral de la Mujer Universitaria (IIDIMU), en el cual laboro, arrancamos la semana pasada “Chimamanda: Taller de Lectura y Debate sobre Feminismo.” Esta actividad realizada en diferentes escuelas y facutades de la Unidad Toreón de la UAdeC ha tenido gran aceptación. Los participantes son el cuerpo de gobierno así como estudiantes. El instituto proporciona el material de lectura, así como el personal para generar el debate. En una hora se da lectura y se realiza el taller. 

Suelen ser participativos, inquietos y actúan con madurez en el tema, cada uno desde su propia perspectiva, en un ambiente de respeto y armonía. El propósito del taller es compartir perspectivas, acotar y vencer paradigmas que inhiben la mejor convivencia entre diferentes géneros. La invisibilidad es otra de las aristas recurrentes en esta interesante actividad. La crianza diferente entre los hijos y las hijas, así como las nuevas masculinidades son temas que interesan a los universitarios. 

Las texturas de la vida, que se refiere a la ecuación entre intelectualidad y glamur, es otro de los puentes que ha pasado la autora.No hay diferencia entre los ejemplos nigerianos y los usos y costumbres que ejercemos los laguneros. 

Deja tu comentario