Capirotada

En el texto anterior prometí compartir la receta de la capirotada que prepara cada año mi madre, doña Arcelia Silveti. Sabemos que hay infinidad de variantes en esta delicia de Semana Santa, pero por razones del corazón, ésta es mi preferida. Tomaré de manera literal la expresión “no dejar nada en el mandil”,  que en el argot gastronómico se refiere a  dar la receta tal cual, con ingredientes, pasos y secretos.

Rinde para seis personas. Necesitamos ocho piezas de pan francés, aceite comestible, tres cuartos de litro de agua, tres piloncillos, dos rajas de canela gruesa, trescientos gramos de cacahuate natural, trescientos gramos de pasas negras, tres clavos aromáticos, una barra de mantequilla sin sal, trescientos gramos de queso gouda, trescientos gramos de coco rallado, trescientos gramos de mitades de nuez y gragea al gusto.

Partimos el pan un día antes en rebanadas uniformes, de aproximadamente un centímetro y medio, evitando aplastarlo. A la mañana siguiente lo freímos en aceite y extendemos sobre servilletas o papel de estraza.

Aparte, en una olla a fuego lento, ponemos el agua con el piloncillo, la canela, los cacahuates, las pasas y los clavos hasta formar una miel. Enmantequillamos un sartén de aluminio o una cazuela de barro y formamos una capa de pan lo más uniforme posible y  vaciamos un poco de miel. Esparcimos la mantequilla en trozos pequeños, el queso, el coco y las nueces. Ponemos otra cama de pan y continuamos hasta terminar con la miel. Decoramos la última capa lo mejor posible.

Llevamos a fuego lento la olla. A partir de aquí debemos “orejear”, como dice mi mamá al referirse al sonido de la ebullición de la miel, para saber si aún no se consume, y evitar que se pegue el pan o se queme. Contamos tres minutos exactos en el fuego lento, y vamos girando la olla sobre la flama en noventa la misma cantidad de tiempo hasta que se complete la vuelta. Debemos apagarlo cuando el queso se gratine. Puede comerse caliente o fría, con gragea o sin ella. A mí me gusta el colorido que añade la gragea a los tonos oscuros de las pasas, cacahuates y nueces, y los claros del coco y del queso.  Buen apetito.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario