Bien por el 60

Dicen que es muy importante la decisión de ponerle nombre a los hijos, desde sí usar el mismo de los padres, abuelos o seleccionar uno especial. Hace 50 años sólo se remitían al santoral del calendario y así le llamaban, sin consideración alguna. Dice mi suegro que dos hermanas suyas murieron de tristeza cuando supieron cómo se llamaban: Prisca y Coleta.

En el Distrito Federal hice amistad con Elfego Sandalio, que después se hizo a la vez amigo de Virgilio, de Santos, de Patricio y de Tiburcio. Las bromas no se hacían esperar cada vez que se reunían. Creo que todos en nuestras familias tenemos integrantes con nombres poco agraciados, o bien con una carga especial. Tengo un sobrino cuyo nombre de pila es José Sergio Silveti, mi hermano Sergio decidió ponerle nuestro segundo apellido “para que no se perdiera”. A mi sobrino todos le decimos Sergio.

Mi sobrino mayor se llama Jaime Navatieh, el segundo nombre alusivo a la tierra libanesa de mi abuelo paterno. Mi hermano Jaime dispuso eso antes de recibir a su primogénito. No aceptó la sugerencia de mi madre, de que en caso de que fuese niña le llamara Arcelia Matamoros, por ella y porque nació en Matamoros, Coahuila. Nava es el apócope con el que nombramos a mi sobrino.

Registraron a un primo hermano como Refugio. Un buen día decidió ser Eduardo, con todo el trámite requerido. En la familia le seguimos llamando Cuco. En Viesca conocí una joven que se llama Javiera. Hace poco supe de una persona de nombre Serjio, así, con jota. Y qué decir de las generaciones de los nombre de la novela, futbolistas o personajes famosos: Vivianas, Santas, Yovanis, Gutys, Jared, Paulinas o Thalías. Tengo referencias de un niño de Matamoros, Coahuila cuyo nombre es Chicharito, otro Yotuél y uno en gestación, cuya madre le quiere llamar León.

Por fortuna para los coahuilenses contamos con la protección del Artículo 60 del Código Civil que asevera: “No se emplearán como nombres propios los que puedan ser ridículos”. Esperemos para bien de futuras generaciones que sea respetada esta ley en las Oficialías de Registro civil.

biznagaas@hotmail.com

 

 

Deja tu comentario