Arocena

Los laguneros podemos sentirnos orgullosos de contar con uno de los museos más sobresalientes del país: el Arocena. Su bello edificio inició en el 2006,  con el antiguo Casino de la Laguna y la Plaza Peñoles. En el 2010 se anexó el Edificio Arocena y dos años después, se unió al Edificio Russek o antiguo banco chino.

En la actualidad, suman cinco mil metros cuadrados de construcción en tres niveles donde se exhiben exposiciones temporales y permanentes, se cuenta con una biblioteca, un taller de restauración, áreas de almacenamiento, cafetería y librería, un pequeño auditorio y la Sala Peñoles, para diversos eventos y exposiciones.

Estar en el Museo Arocena es remontarse a cómo era la vida de la clase acaudalada en los años veinte, cuyos muebles y objetos datan de esa década hasta casi a inicios de los cuarenta. La biblioteca tiene más de seis mil obras, entre libros, revistas con temáticas de arte, literatura e historia, principalmente.

La familia Arocena recabó la colección por cerca de cien años, a finales del siglo XIX. Se inclinaba por el estilo barroco y del Siglo de Oro de las luces, cuyos objetos y obras de arte son en su mayoría de este género. Me agrada visitar el museo con su exposición permanente y sus salas de arte europeo, predominantemente español y del México virreinal. Inicia con el estilo gótico, las obras renacentistas, manieristas, barrocas y neoclásicas.

Destacan las obras del pintor barroco español Bartolomé de Esteban Murillo. Además, engalana el museo los lienzos de  Miguel Mateo Maldonado y Cabrera, el artista novohispano considerado entre los máximos exponentes de la pintura barroca del virreinato. El talento de otras obras de los siglos XVII y XVIII es parte fundamental de la exposición permanente.

Los objetos atrapan por su delicada belleza, tal es el caso del comedor con muebles europeos, de estilo renacentista. Enmarcado por un retablo con lienzos del siglo XV. Llama también la atención la colección de platería. Visitar el Museo Arocena en Torreón es adentrarse en su historia, e imaginar cómo esta familia amalgamaba el arte y la cultura en su casa, y la vez, abonaba al acervo lagunero de las etnias.

biznagaas@hotmail.com

Deja tu comentario