Agostumbrate

Después de unas vacaciones escolares tan largas, quienes tenemos hijos adolescentes andamos en las compras de útiles y cuadernos. Las papelerías literalmente están haciendo su agosto, se ven abarrotadas en particular las más grandes. Es uno de los temas de conversación recurrente entre las mamás, quienes se cuestionan dónde han comprado los materiales, dónde están los mejores precios y cuánto han gastado para recibir el próximo ciclo escolar.

Ajuarear a los hijos en su regreso a clases no sólo lleva tiempo, sino también varios billetes juntos. Me referiré en particular a las escuelas secundarias particulares, que es el nivel en el cual está mi hija Jimena. Usaré los referentes de Saltillo y de Torreón, ya que interactuamos en ambas. En esta edad en especial, hay que llevar a los hijos a surtir la lista para que sea a su entera satisfacción. Es común que no encuentres en una sola tienda los artículos tal y como los quiere tu escuelante (palabra usada por mi abuela para decir estudiante). Así que hay que recorrer por lo menos un par de papelerías hasta dejar todos los artículos con una palomita al lado.

De acuerdo a la PROFECO de no planearse adecuadamente dichas compras, su costo se puede incrementar hasta en un 400 por ciento. Para este fin tiene un par de programas de apoyo a los padres de familia: “Brújula de comprar” y “Quién es quién en los precios”. Entre sus recomendaciones está acudir a comercios legalmente establecidos, reciclar material escolar en buen estado, así como buscar libros con alumnos quienes ya cursaron las materias que llevarán nuestros hijos. Sugiere también evitar el personaje de moda, ya que esto puede provocar un incremento de más del 400 por ciento.

Una vez que ya tienes cubierto esta parte, pueden pasar varias tardes para forrar tanto los cuadernos como los libros. Es posible agregar un gasto adicional si el estudiante quiere poner una tarjeta de identificación con el personaje de moda. En algunos centros de copiado en Saltillo, te cobran hasta 150 pesos por el diseño, más tres pesos por cada impresión. Dicho sea de paso, en Torreón algunas papelerías pequeñas así como amas de casa se ofrecen el servicio de forrado, he visto anuncios en algunas colonias de Torreón con este fin. Con ello, algunas mamás se liberan de este trámite, tedioso para algunas, necesario para otras, porque aprovechan el pretexto para convivir con sus hijos.

La erogación fluye entre tres y casi siete mil pesos sólo de útiles escolares y de libros per cápita. Esto de acuerdo a la muestra que tomé con amigas que tienen a sus hijos en las secundarias en Torreón en el Jefferson, Británico, Colegio Alemán, Cervantes, Alpes, Cumbres y el Bilingüe de la Laguna; de Saltillo en el International School, el Liceo Freinet y Alberto del Canto así como el Tecnológico de Monterrey. Esta inversión no toma en cuenta uniformes, cuotas especiales ni calzado tanto de diario como deportivo.

 

Hace días le pregunté a una amiga que si ya había depositado las cuotas extraordinarias del “cole” y comprado los materiales. Se sorprendió porque no se acordaba de esos gastos. Pensaba irse de vacaciones y tuvo que sacrificarlas para cubrir dichos egresos. Es cuestión de organizarse y agostumbrarse.

 

Deja tu comentario