3R

Venimos escuchando esos de las tres erres durante hace un buen rato, pero “parece que la virgen nos habla”. Reducir, reutilizar y reciclar son las famosas tres erres por las que algunas fundaciones ecológicas luchan a través de campañas de concientización. La propuesta inicial sobre un cambio de hábitos de consumo fue de Greenpeace, cuya finalidad es lograr un consumo responsable en cada país del mundo. La ONG ambientalista busca implementar estrategias para el manejo de residuos que sean más sustentables con el medio ambiente y reduzcan el volumen de residuos generados.

La primera erre, es de reducir, que puede aplicarse en dos niveles, en la reducción del consumo de bienes o de energía. Me resulta inevitable pensar en la enorme cantidad de empaques innecesarios que acompañan los artículos para limpieza personal y del hogar. Observa esto la próxima vez que vayas al súper mercado. Antes, las señoras iban al mercado con su “bolsa de red”, y regresaban a sus casas solamente con lo que necesitaban, nada tenía embalaje, les daban bolsas de papel no de plástico. Podemos ayudar si empezamos a comprar artículos con menos empaque, llevamos nuestras bolsas ecológicas al súper mercado y evitamos pedir bolsas de plástico en la “tiendas de conveniencia”.

Reutilizar es la segunda erre  y consiste en darle una segunda vida útil a un mismo objeto, como rellenar las botellas de plástico. También se puede transformar un artículo en otro, por ejemplo los frascos en saleros, o como hacen manos artesanas al convertir las latas de refresco en bolsas, ceniceros o carritos. Entre las prácticas sencillas que podemos implementar es usar el reverso de las hojas impresas, cargar los cartuchos de tinta de tu impresora; con los asientos del café y los residuos de comida puedes hacer composta para abonar tus plantas y árboles.

Finalmente y quizá la erre más importante: reciclar, cuyo  proceso consiste en que determinado producto de desecho es nuevamente utilizado. En nuestro país hay 150 empresas de reciclaje, y de 50 que nacen anualmente, desaparecen entre 20 y 30.  En un año llegan a los basureros de México tres millones de toneladas de plástico al año, de los cuales se recicla sólo el 15 por ciento. De la basura doméstica se puede reciclar prácticamente el 90 por ciento, entre papel y cartón, materias orgánicas, vidrio, latón, latas de aluminio y de hojalata. Cada vez hay más contenedores adecuados en diferentes puntos de la cuidad.

Si reciclamos ahorraremos recursos y disminuiremos la contaminación, alargaremos la vida de los materiales, ahorraremos energía, evitaremos la deforestación, reduciremos el 80 por ciento del espacio que ocupan los desperdicios al convertirse en basura, ayudaremos a que sea más fácil la recolección de basura, lograremos que menos basura quede sepultada en rellenos sanitarios.

Este es una sola arista del tema de la contaminación del medio ambiente. Desafortunadamente también padecemos la contaminación acústica, atmosférica, del suelo, hídrica, térmica, radioactiva y visual.  Pensemos si queremos vivir en un mundo más limpio. Recordemos y apliquemos las 3R.

Deja tu comentario